¿Cómo pagar menos impuestos con una sociedad limitada?

Reducir su obligación tributaria significa aprovechar todas las deducciones que puedas y minimizar el total final que se emplea al momento de calcular la factura tributaria. Existen varias estrategias que puedes implementar para reducir la cantidad de impuestos a pagar con una sociedad limitada.

¿Qué es el impuesto de sociedades?

El impuesto de sociedades es el monto que pagan las empresas en territorio español al fisco, sobre los beneficios que genera. Es el equivalente al impuesto sobre la renta que pagan los autónomos o trabajadores por cuenta ajena, pero para empresas o personas jurídicas.

Este tipo impositivo está diseñado para personas jurídicas residentes en España, en el caso de los no residentes en territorio español, se les aplicará un tipo diferente de gravamen.

Es decir, si tu domicilio social y tus operaciones tienen lugar en España y la empresa está establecida de acuerdo con la legislación española, tendrás que pagar este impuesto.

Centrándonos en las empresas establecidas en el territorio español, podemos decir que se trata de un impuesto estatal, lo que básicamente significa que es exactamente igual en todas las Comunidades Autónomas, con excepción de Navarra y el País Vasco.

En cuanto a todas las estructuras comerciales corporativas, a diferencia de las individuales, deben pagar impuestos corporativos.

Impuesto de sociedades según el tipo de empresa

Aunque el impuesto con una sociedad limitada generalmente es del 25%, éste puede variar en función de la actividad y el tipo de empresa:

Ventajas y desventajas

Optar por el impuesto con una sociedad limitada tiene una serie de ventajas y obviamente desventajas que usted debe conocer antes de iniciar su proyecto:

Ventajas

La principal ventaja del impuesto de sociedades es que no es progresivo. Es decir, a diferencia de los impuestos que pagan los autónomos, en el caso de las empresas se trata de una tasa fija que no aumenta a medida que aumenta la facturación. En otras palabras, siempre será igual independientemente de lo que ganes.

Por eso te recomendamos que, si esperas ganar más de 60.000 euros al año, no lo dudes y empieces directamente con el camino de la empresa.

Por otro lado, existen ciertos gastos e inversiones que puedes deducir y eso sin duda hace atractiva esta opción.

Desventajas

Pero no todo es positivo, la desventaja de tener que pagar impuestos como empresa es la necesidad de ser mucho más preciso con su contabilidad, lo que además requerirá mucho más trabajo y tiempo que como empresario individual, por lo que un asesor fiscal es necesario.

Ley de impuestos corporativos y legislación relacionada

La legislación que regula este impuesto es la Ley 27/2014, publicada en el BOE el 27 de noviembre de dicho año.

La institución encargada de recaudar el impuesto y a la que se debe rendir cuenta es la Agencia Tributaria Española.

¿Cuál es la tasa del impuesto de sociedades en España?

La tasa del impuesto a pagar con una sociedad limitada dependerá en gran medida del tipo de empresa y actividad que desempeña. Sin embargo, a nivel general, la tasa del impuesto de sociedades es del 25% sobre las utilidades.

Pero hay algunos beneficios, primero, es que si estás pensando en montar tu propio negocio obtendrás un incentivo fiscal para hacerlo. En el primer año al registrar un resultado o beneficio positivo en el año siguiente solo pagarás el 15%.

No obstante, si trabajas como autónomo, no puedes beneficiarte de esta reducción y pagarás el 25% habitual.

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

En general, el importe exacto a pagar por el impuesto de sociedades se calcula aplicando el porcentaje correspondiente según la actividad o empresa a la diferencia entre los ingresos y los gastos de la empresa. Es decir, a sus beneficios.

Pero calcular esas ganancias es un poco más complejo, no consiste simplemente en restar los gastos de los ingresos. Una vez que tenga la ganancia, se toman en cuenta otros elementos que aumentan o disminuyen el monto. Vamos a conocer algunos términos:

Ganancia contable

Lo primero que necesitaremos es nuestro resultado contable y debe obedecer las normas señaladas a través del Plan General Contable de España.

El resultado contable es la diferencia entre los ingresos y las pérdidas registradas durante el ejercicio. Este será nuestro punto de partida para calcular el monto total a pagar y aunque si bien es cierto que la normativa tributaria lo acepta como base, aún se deben hacer ciertos ajustes.

Resultado fiscal

 Al resultado contable, se deben aplicar los ajustes extra-contables obteniendo así el resultado fiscal. Este monto se le aplica el correspondiente impuesto de sociedades en ausencia de otros supuestos.

Para ser más claros, pagamos impuestos sobre el resultado fiscal, no sobre el resultado contable.

Al realizar estos ajustes restamos o sumamos al resultado contable todos los gastos que la contabilidad incorpora en sus cálculos, por ejemplo, si hemos calculado un gasto que no es deducible de impuestos, debemos sumarlo al resultado contable para obtener el resultado fiscal real.

Para ello es imprescindible entender todos los gastos que no se consideran deducibles fiscalmente y que por tanto tendremos que sumarlos al resultado contable si existen:

Para terminar de pasar del resultado contable al resultado fiscal, debemos restar las compensaciones por resultados fiscales negativos o pérdidas fiscales de años anteriores.

Deducciones

Aplique las rebajas y deducciones correspondientes a su tipo de sociedad, para generar lo que se llama la cuota líquida.

Pago del Impuesto sobre Sociedades

Una vez aplicadas estas deducciones, debes incluir las retenciones y los pagos a cuenta a la cuota líquida, finalmente, obtendrás el monto que debes pagara la Administración Tributaria.

Recuerda que una vez que comiences a obtener ganancias, debes realizar un pago adicional: el anticipo del impuesto de sociedades. Por ejemplo, si abres tu empresa en el 2020 y obtienes en el primer año un beneficio de ochenta mil euros, debes pagar unos veinte mil euros al impuesto de sociedades en julio de 2021.

A partir de ese momento, en octubre, diciembre y abril, tendrás que anticipar cuál será tu impuesto comercial para el próximo año fiscal y reflejarlo en el modelo 202.

En cada uno de esos meses debes pagar el 18% del impuesto de sociedades que cancelaste el año anterior, es decir 20.000 euros, esto nos da un total de 4.500 euros.

Siendo una estimación de lo que debería ganar, si en julio de ese año, cuando tengas que presentar el modelo 200 con el pago del impuesto de sociedades de todo el año, puede:

1-Si pago más de lo que debería, le devolverán su dinero.

2-Si pago menos, debe pagar la diferencia.

 ¿Cuándo pagar este impuesto?

 La mayoría de las empresas deben pagar este impuesto entre el 1 y el 25 de julio del año siguiente al cierre de su año fiscal.

Sin embargo, esta regla general no es el caso para todos. El impuesto sobre sociedades vence el último día del período impositivo, como todos los impuestos en España, pero a diferencia del impuesto sobre la renta, el impuesto de sociedades no tiene un período impositivo cerrado.

Este suele coincidir con el ejercicio económico aprobado en los estatutos de la empresa en particular, así que variará de acuerdo con lo que decidan sus accionistas. Frecuentemente coinciden con el año calendario, pero no tiene por qué hacerlo.

Puede ser lo que decida la empresa, teniendo como única condición o requisito, que no supere los 12 meses. Recuerde que, modificando los estatutos de la empresa, se puede cambiar el año fiscal.

Entonces si el período impositivo coincide con el año calendario, el impuesto de sociedades vence el último día del año y para pagar el mismo tendrá 25 días, después del final de los seis meses siguientes al final del año.

Por ejemplo, el periodo impositivo de tu empresa coincide con el año calendario, por lo tanto, el pago de tu impuesto sería el 25 de julio.

Modelo 200

El modelo 200 es la forma de presentar el impuesto. Su presentación debe realizarse, de forma obligatoria, online con certificado digital. Otros modelos relacionados con el Impuesto de Sociedades son: modelo 202, 220, 222 y 232.

¿Cómo pagar menos impuestos?

Independientemente de la categoría impositiva en la que te encuentres, según el tipo de negocio, puedes disminuir el porcentaje y pagar menos. Esto se debe a una iniciativa gubernamental que tiene el fin de incentivar ciertas actividades comerciales, lo que permite la deducción de ciertos rubros.

Por ejemplo, la contratación de determinados perfiles de trabajadores, puedes reducir tu porcentaje de impuestos.

También, todo lo que sea innovador en su sector o industria puede deducirse de este impuesto y puede ser tan simple como invertir en la creación de una aplicación o sitio web.

Deducciones al impuesto de sociedades

Existen ciertos conceptos que puedes deducir sobre la cantidad de dinero a pagar como impuesto comercial. Es decir, podemos aplicar deducciones a la obligación tributaria por cancelar de dos tipos:

Existen también otras maneras de disminuir los montos por pagos de impuestos de sociedades, que son muy útiles y efectivas:

Copyright © Gestorias.Club

Toda la información sobre Asesoría y Gestiones de manera totalmente GRATUITA

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram