Ley de la Oferta y la Demanda: todo lo que debes saber

Las leyes más fundamentales en economía son la ley de la oferta y la ley de la demanda, pues todo evento o situación económica es producto de la interacción de estos dos enunciados. Hoy te enseñamos todo lo que debes saber sobre la ley de la oferta y la demanda.

Aspectos importantes de la Ley de Oferta y Demanda

De acuerdo con la ley de la oferta, la proporción o número de bienes ofrecidos aumenta a medida que aumenta el precio de mercado y reduce a medida que baja el precio. Por el contrario, según la ley de la demanda, el número de bienes demandado desciende a medida que se incrementa el precio y a la inversa.

La relación entre ambas leyes determina el comportamiento del mercado, teniendo un efecto directo sobre los precios de cada bien y servicio, de ahí su gran importancia. Por esta razón es necesario conocerlas en detalle:

Ley de la oferta

La ley de la oferta establece que otros factores que permanecen constantes, el precio y la cantidad ofrecida de un bien, están directamente relacionados entre sí.

En otras palabras, cuando aumenta el precio que pagan los compradores por un bien, los proveedores aumentan la oferta de ese bien en el mercado.

La ley de la oferta describe el comportamiento del productor en el momento de cambios en los precios de bienes y servicios. Cuando aumenta el precio de un bien, el proveedor aumenta la oferta para obtener una ganancia debido a los precios más altos.

Ley de la demanda

La ley de la demanda establece que el precio y la cantidad de demanda de cualquier bien y servicio están relacionados entre sí de modo inverso. Es decir, cuando el precio de un producto aumenta, la demanda del mismo producto caerá. Esta ley explica el comportamiento de elección del consumidor cuando cambia el precio.

En el mercado, asumiendo que otros factores que afectan la demanda son constantes, cuando el precio de un bien sube, se produce una caída en la demanda de ese bien, siendo este el comportamiento de elección natural del consumidor.

Esto suele suceder porque un consumidor duda en gastar más por el bien, por temor a quedarse sin efectivo.

¿Qué son las curvas de demanda y curvas de oferta?

Una curva de demanda representa gráficamente la cantidad de un bien que los consumidores comprarán a diferentes precios.

El incremento progresivo del precio, disminuye el número de unidades demandadas, debido a que los recursos de todos son limitados. Es decir, a medida que aumenta el precio de los bienes, los consumidores compran menos, pues gran parte de los consumidores prefieren comprar productos que son relativamente más baratos.

De manera similar, una curva de oferta mapea la cantidad de un bien que los vendedores producirán a varios precios. En este caso a medida que baja el precio, también lo hace el número de unidades ofrecidas.

El equilibrio es el punto en el que las curvas de oferta y demanda se entrelazan con el precio único y donde la cantidad demandada y la cantidad ofrecida es la misma.

Debido a que los gráficos de las curvas de oferta y demanda tienen el precio en el eje vertical y la cantidad en el horizontal, ambas pueden presentarse en el mismo gráfico.

Juntos, la oferta y la demanda establecen el precio y la cantidad que se comprará y venderá en un mercado. Entonces, el precio de equilibrio y la cantidad de equilibrio se presenta donde se cruzan las curvas de oferta y demanda, ocurriendo en este caso que la cantidad demandada es igual a la cantidad ofrecida.

Si el precio está por debajo del nivel de equilibrio, entonces la cantidad demandada excederá la cantidad ofrecida. Existirá exceso de demanda o escasez.

Si el precio sobrepasa el nivel de equilibrio, entonces la cantidad ofrecida excederá la cantidad demandada. Existirá exceso de oferta o superávit.  Es importante tomar en cuenta que las presiones económicas empujarán el precio hacia el nivel de equilibrio.

Los precios en el mercado

Los precios pueden cambiar por muchas razones, por ejemplo, la preferencia del consumidor, las condiciones climáticas, etc.

La relación entre la oferta y la demanda de un bien o servicio y los cambios en el precio se llama elasticidad. Los bienes que son inelásticos son poco susceptibles a los cambios en el precio, mientras que los bienes elásticos son susceptibles a las modificaciones de precio.

Un ejemplo clásico de un bien inelástico a corto plazo es la energía, todos los consumidores necesitan energía para ir y venir del trabajo, calentar sus casas, realizar sus actividades básicas diarias. Siendo muy difícil o imposible a corto plazo comprar automóviles o casas que sean más eficientes energéticamente.

Por otro lado, la demanda de muchos bienes es muy sensible al precio, por ejemplo, piense en la carne. Si el precio del bistec aumenta desproporcionadamente, los consumidores pueden comprar un corte de carne más barato o cambiar a otro tipo de carne. Por lo tanto, este alimento es un bien elástico.

¿Qué es el precio de equilibrio?

Un precio de equilibrio es aquel al que cada productor puede vender todos los productos que quiere producir y al que cada consumidor puede comprar todos los bienes que demanda.

Generalmente, a los productores siempre les gustaría cobrar precios más altos, pero están limitados por la ley de la demanda, incluso si no tienen competidores. Los consumidores comprarán menos unidades si los productores insisten en un precio más alto.

La ley de la oferta impone una restricción similar a los consumidores, que siempre preferirían pagar un precio más bajo. No obstante, pagar menos puede representar una disminución en la producción y parte de la demanda quedará insatisfecha.

Es una función de los mercados encontrar precios de equilibrio que equiparen la oferta y la demanda de un bien o servicio.

¿Qué es la competencia?

La competencia, en economía, se define como el esfuerzo de las empresas por ser líderes en su industria y aumentar su participación de mercado. Es decir, es cuando una empresa intenta ganarse a los clientes de otra empresa ofreciendo diferentes productos y servicios, haciendo mejores ofertas y promociones o por otros medios.

En economía la competencia tiene lugar en los mercados: encuentro de posibles proveedores y compradores. Normalmente, algunos vendedores compiten para atraer ofertas favorables de posibles compradores. Del mismo modo, los compradores potenciales compiten para obtener buenas ofertas de los proveedores.

Tipos de competencia

Las estructuras económicas del mercado se pueden agrupar en cuatro categorías: competencia perfecta, competencia monopolística, oligopolio y monopolio. Vamos a conocerlas:

1-Competencia perfecta

En una estructura de mercado de competencia perfecta, hay una gran cantidad de compradores y vendedores.

Todos los vendedores del mercado son pequeños y compiten entre sí, no existe un gran vendedor con una influencia significativa en el mercado. Por tanto, todas las empresas de un mercado de este tipo aceptan los precios.

2-Competencia monopolística

Este es el escenario que realmente ocurre en el mundo, donde hay un gran número de compradores y vendedores, pero no todos venden productos homogéneos.

Aunque los productos son similares, todos los vendedores ofrecen productos ligeramente diferenciados y los compradores tienen la libertad de elegir un producto sobre otro.

En estos casos los vendedores también pueden cobrar un precio ligeramente más alto, ya que pueden disfrutar de cierto poder de mercado, convirtiéndose en los que fijan los precios hasta cierto punto.

3-Oligopolio

En un oligopolio hay muy pocas empresas en el mercado, existiendo unas cuantas dominantes, aunque no hay claridad sobre el número de estas. Entonces, el número de compradores es mucho mayor que el de los vendedores.

En este caso, las empresas compiten con otras, usan su influencia en el mercado para fijar los precios y a su vez, maximizar sus ganancias. De este modo los consumidores se convierten en tomadores de precios.

Este tipo de competencia genera barreras de entrada al mercado, causando dificultades a las nuevas empresas que desean establecerse.

4- Monopolio

En este tipo de estructura de mercado, solo hay un vendedor, así que una sola empresa controla todo el mercado, fijando el precio que desee.

La empresa tiene todo el poder del mercado, dejando a los consumidores sin alternativas y en la obligación de pagar el precio fijado por el vendedor. Ciertamente los monopolios son extremadamente indeseables, pues el consumidor pierde todo su poder y las fuerzas del mercado se vuelven irrelevantes. Actualmente un monopolio puro es muy raro.

Copyright © Gestorias.Club

Toda la información sobre Asesoría y Gestiones de manera totalmente GRATUITA

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram